Si en el cojín mullido tú la posas
se adorna la figura de una rosa que
cae.

¡Será por ti, niño poeta, que la besaste
en una noche!

Pétalos y letras -para el psicólogo son
pasillos- pero para el poeta son
muelles

que dan al mar, verde vagina,
con muchos besos.